Relatos Eróticos Nokomi

"El erotismo, ese triunfo del sueño sobre la naturaleza, es el refugio del espíritu de la poesía, porque niega lo imposible".
Emmanuelle Arsan.


Entrada destacada

Venus a la Deriva [Lucrecia] - 01. La Caja de Pandora

Importante: Esta es una reedición de mi serie de relatos titulada “Me niego a ser Lesbiana”. En esta nueva versión encontrarán una narrati...

lunes, 20 de mayo de 2019

Venus a la Deriva [Lucrecia] 20 - Femme Fatale.

Capítulo 20.



Femme Fatale.



Martes 24 de Junio.


―1―




Apreveché a organizar con tiempo la salida para el martes. Aún no sabía quién de mis amigas me acompañaría; pero no me importaba, siempre y cuando pudiera conseguir gente para salir a divertirme un rato. Especialmente para poder olvidarme de Anabella y Lara.

miércoles, 15 de mayo de 2019

Venus a la Deriva [Lucrecia] 19 - Karma Police.

Capítulo 19.



Karma Police.



Miércoles 18 de Junio, de 2014.


―1―





Me tomé muy en serio el asunto con Edith. Me había acostado con ella, y tenía la amarga sensación de que la había forzado un poco. Aunque tal vez “forzar” sea una palabra muy dura. Tal vez lo más apropiado sea decir que convencí a Edith con trucos poco éticos. Eso me tenía mal. Quería resolver esto lo antes posible.

miércoles, 8 de mayo de 2019

La MILF más Deseada [08].

  1. Capítulo 8.
-1-


El día anterior Julián se había ido a dormir pensando en las anécdotas sexuales que su madre le contó; pero lo mejor de todo fue rememorar la sensación de tener su verga dentro de la boca de su mamá. Había sido un mero ensayo, y ella se había atrevido a más después de contarle sobre sus experiencias sexuales; por lo que al otro día se despertó recordando la promesa que ella le había hecho: le contaría más.

viernes, 3 de mayo de 2019

Venus a la Deriva [Lucrecia] 18 - Reconstrucción Extrema.

Capítulo 18.



Reconstrucción Extrema.



Martes 17 de Junio, de 2014.



En el transcurso de los últimos días, mi nueva amiga Edith vino a visitarme cuatro veces. Aunque en todas las ocasiones tuve que ser yo quien la invitara, porque ella todavía no se animaba a preguntarme si podía venir.